miércoles, 22 de julio de 2009

Estrategia.

“Los dos mayores errores de una estrategia son: Actuar antes de tiempo y dejar que la oportunidad pase de largo”

Estrategia. El conjunto de acciones que se llevan a cabo para lograr un determinado fin, según el diccionario. Es pensar en la forma en que vamos a implementar nuestras ideas y alcanzar nuestros objetivos. Si el éxito es el camino a la felicidad, la estrategia es el camino al éxito.

Generalmente usamos distintas estrategias en nuestra vida cotidiana, desde comprar en el supermercado hasta conseguir intercambiar unas palabras con alguien que nos gusta. Algunas más o menos nocivas, otras que siempre funcionan y que solemos repetir mientras éstas nos hagan conseguir lo que queremos.

Aplicar estrategia es conocerse y conocer al otro. En el ajedrez, tener estrategia es saber moverse y anticiparse a los movimientos del rival; es un juego que aplica la lógica. En la vida real, tener estrategia es anticiparse a los movimientos exteriores, canalizar la información que hay sobre la mesa, enfocados en nuestros objetivos; esto también requiere lógica, aunque en la vida cotidiana a la lógica se la asocia con el sentido común. Cuando no sabemos qué hacer o cómo manejarnos, nuestra guía debe ser necesariamente el sentido común.

Siguiendo con la comparación, mi amigo que intentaba que no sea tan desastroso en este juego, me imagino que debe ser para que sea más desafiante para él, me recomendaba que hay que saber que a veces es necesario sacrificar piezas, concentrarse en hacer jaque al rey y mover siempre todas las piezas.


Creo que estas son las tres cosas fundamentales al plantear una estrategia. Debemos saber que siempre es necesario hacer sacrificios para alcanzar lo que queremos, enfocarnos en nuestros objetivos principales al tomar decisiones y, fundamentalmente, usar todos nuestros recursos para conseguirlo.

Es entonces indispensable para ser exitosos pensar en ser estrategas, anticipar los movimientos, leer el entorno de una forma integral y tomar decisiones en base a la información y centrándose en los objetivos. Y principalmente, la vida es un gran juego, por eso debemos tomarnos las cosas con calma y divertirnos ante las adversidades.

Les deseo un excelente miércoles a todos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cuando uno habla de estrategia en las relaciones humanas que nada tienen que ver con un "negocio" ésta necesariamente se toma de manera negativa. Se la asocia con fines maquiavélicos, utilitarios en cosas y situaciones que -en una apariencia superficial- no deberían tenerlos.

Sin embargo creo que muchos de los fracasos en las relaciones humanas, especialmente entre personas que presuntamente se aman (o se amaban) se deben, justamente, a la falta de una estrategia cuyo fin debería ser el de comunicarse plenamente, integrarse de manera absoluta, desarrollar objetivos y memorias comunes. Una estrategia para hacer feliz al otro.

Toco este aspecto porque como decía al principio, el tema del desarrollo estratégico en otras áreas, por ejemplo, económicas, geopolíticas, empresariales, militares es bastante claro y nadie lo toma a mal sino que, por el contrario, es esperado, pero no lo es en las relaciones con las personas que nos rodean.

Retomo algo que vos dijiste:"Si el éxito es el camino a la felicidad, la estrategia es el camino al éxito." Para ello la estrategia debe incluir dos elementos: mente y corazón. TomTom